No siempre sucede así, pero en ocasiones hay una estrecha relación entre la apariencia exterior de la vivienda y el diseño de sus interiores. Por ejemplo en esta ocasión mostramos una vivienda en la que exterior e interior están muy relacionados. Se trata de una casa  claramente influenciada por el estilo arquitectónico del edificio.

La construcción de líneas muy simples, está basada en los volúmenes prescinde de lo superfluo y esto se ha tenido en cuenta a la hora de elegir el estilo y el mobiliario para sus estancias en el interior, en particular para la elección de la cocina. Color blanco y formas sencillas son características comunes tanto dentro como fuera de la casa.

vivienda cocina

Inevitablemente la arquitectura condiciona en cierto modo el interior. La ubicación de las columnas o la forma y el tamaño de las ventanas, por ejemplo, nos empujan a tomar determinadas decisiones en cuanto a la distribución en el interior de la vivienda y a la elección del mobiliario. O viceversa, en ocasiones se condiciona también la arquitectura en la búsqueda de unas condiciones en el interior determinadas.

vivienda 3

En este caso uno de los detalles más curiosos es el de la ventana de la cocina. La vivienda es amplia y con una zona ajardinada rodeada por la casa en donde dispone de amplios ventanales, sin embargo, en la fachada que da al exterior se ha optado por un diseño liso casi por completo, que cuenta con una única ventana baja y alargada que corresponde a la zona de la cocina.

vivienda cocina2

La ventana, por su forma, en un primer puede parecer un tanto extraña, pero teniendo en cuenta que está en la cocina en realidad es bastante adecuada ya que proporciona suficiente luz, pero no calor en exceso que podría resultar molesto a la hora de cocinar. A partir de esa conexión entre la cocina y la fachada, en el interior de la misma se observa una clara relación con las formas del exterior.

La sencillez en las formas no tiene por que implicar pérdida de funcionalidad y la distribución en U, que también imita en cierto modo a la de la vivienda, optimiza el aprovechamiento del espacio. Claro que en el interior la sobriedad se rompe un poco con algún mueble de otro estilo, como las sillas y otros complementos decorativos, pero la armonía y el equilibrio entre el exterior y el interior que se observa en líneas generales resulta muy interesante.